Origen Historico

Origen Histórico

La princesa Kristina, hija de Haakon Haakonsson “el viejo”, es un personaje relevante en la historia medieval noruega y española. Su viaje a España en el siglo XIII para contraer matrimonio con el infante de Castilla, Felipe, hermano del Rey Alfonso X el Sabio, representa un capitulo común en la historia de ambos países.

En la Saga de Haakon Haakonsson, redactada por el islandés Sturla Tordsson tan solo dos años después de la muerte del rey, hay varios capítulos dedicados a este acontecimiento. Es más que probable que el escritor tuviera contacto directo con alguna de las casi cien personas que acompañaron a Kristina en su viaje.

Hay indicios que apuntan a que la relación entre Noruega y España tuvo su origen en la Universidad de la Sorbona de París, donde el obispo Peder de Hamar, el que más tarde seria consejero personal del rey Haakon, estudió al mismo tiempo que Sira Ferrant, consejero de la corte española y quién estaría a la cabeza de la expedición que mandó el rey Castellano a Noruega para pedirle la mano de Kristina para uno de los hermanos del Alfonso.

Ilustración 1

Historiadores tanto noruegos como españoles han interpretado este matrimonio como parte del ambicioso plan que tenía el monarca castellano de ganar poder e influencia en el imperio germánico, a cuyo título Alfonso aspiraba por ser su madre Beatriz de Suabia, hija del emperador germánico. Para esta empresa, el monarca noruego era una aliado importante.

Sepulcro Princesa Kristina de Noruega

Sepulcro Princesa Kristina

En las Crónicas de Alfonso X también hay constancia del pacto matrimonial que daría lugar a una relación directa entre Noruega y España. La boda tuvo lugar en Valladolid, en el año 1258. Haakon Haakonson, un pionero en la política exterior noruega, cuidaba sus relaciones en Europa y su influencia era reconocida entre los monarcas de su tiempo. Ilustración 2

Al igual que el rey Alfonso X, responsable, entre otras cosas, de numerosas traducciones al castellano de textos en latín y en árabe, Haakon Haakonson mandó traducir textos de origen latín y francés al noruego y ambos participaron personalmente en enriquecer los conocimientos de otras culturas cercanas.